Para lograr más vigilancia y más control en la inversión realizada con recursos de la Nación, es prioritaria la participación ciudadana, pues gracias a este mecanismo, la Contraloría General de la República, identifica oportunidades de mejora y genera alertas tempranas que previenen que un proyecto llegue a convertirse en el denominado “Elefante Blanco” que le hace tanto daño al desarrollo de Colombia.