Transformando Vidas 

Contralor General de la República: Felipe Córdoba Larrarte

Se inició en la vida pública como secretario de Gobierno de su natal Pereira y allí mismo fue alcalde encargado y director del Despacho de la Gobernación de Risaralda.

Hombre de regiones, formado en Relaciones Internacionales y Gobierno en la Universidad Externado de Colombia, ha servido a las entidades territoriales desde otras importantes posiciones. Ha sido Director Ejecutivo de la Federación Nacional de Departamentos y en esa misma entidad gremial trabajó como Director del Programa Anti-contrabando. 

Contralor General Retrato.

Además, es especialista en Alta Gerencia de la Universidad Libre de Pereira y máster en Acción Política, Fortalecimiento Institucional y Participación Ciudadana en el Estado de Derecho de la Universidad Francisco de Victoria (España). 

En el 2021 obtuvo su titulo de Abogado de la Universidad Politécnico Grancolombiano, e igualmente le fue otorgado su título de  Doctor en Derecho de la Universidad de Jaén cuya tesis fue calificada como Summa cum laude.

Sin embargo, uno de los temas que más le apasionan es el control fiscal como herramienta integral de lucha contra la corrupción. De hecho, esa ha sido una de sus líneas de investigación profesional desde la época en que se desempeñó como director de proyección social del Programa Colombia Joven, de la Presidencia de la República, que tenía entre sus ejes transversales la ética pública.
 

Contralor General en Rendición de Cuentas

Esa pasión hizo tránsito del sueño a la realidad cuando llegó a la Contraloría General de la República, primero como Delegado para la Participación Ciudadana y luego como Vicecontralor General y Contralor encargado.

Luego cobró mayor fuerza cuando asumió como Auditor General de la República. Amigo de evaluar objetiva y racionalmente los procesos, en la Auditoría desarrolló, a partir de las nuevas tecnologías de la información, un sistema que le permitió al órgano de control conocer las mallas de contratistas en cuyas manos se concentraba tradicionalmente el manejo de los recursos públicos.

A partir de esas experiencias, comenzó a sentar las bases del que sería un nuevo sistema de control fiscal. Su proyecto en esa dirección fue la espina dorsal de las propuestas que presentó ante el Congreso de la República y que le valieron su elección con una amplia mayoría que se tradujo en 203 votos.

Cumplió una parte importante de su propuesta al conseguir la aprobación del Acto Legislativo 04 de 2019 que complementa el modelo de control posterior y selectivo con instrumentos sustanciales como el control concomitante y preventivo, que además amplía el espacio a la participación ciudadana en la protección del recurso público.

Habla de la reforma como una creación colectiva, cuya legitimidad radica en amplia medida en que en ella intervinieron los representantes y voceros de los trabajadores de la Contralor.