El Tiempo.com: Obras definitivas contra las inundaciones aún están crudas

El Tiempo.com: Obras definitivas contra las inundaciones aún están crudas

Proyectos como el del Canal del Dique y La Mojana presentan avances mínimos, según la Contraloría.

La advertencia de las agencias internacionales de meteorología, que calculan que hay un 50 por ciento de probabilidad de que el fenómeno de la Niña llegue en el segundo semestre del 2016, ya prende las alarmas sobre si el país está preparado para sufrir una ola invernal, después de esta fuerte sequía.

Ante la posibilidad de las lluvias, surgen interrogantes sobre si las regiones más vulnerables, como el Caribe, donde en el 2010 y el 2011 se registraron los desastres más fuertes, se han recuperado y preparado para eventuales emergencias.

De acuerdo con la Contraloría, los proyectos en las áreas del Canal del Dique y La Mojana, en la cuenca baja del río Magdalena, presentan un avance mínimo. En el primero hay un avance de 3,9 por ciento, con corte a agosto del 2015, y en el segundo no hubo asignación de recursos para ejecutarse en el 2015.

Germán Arce, gerente del Fondo Adaptación, que se creó luego de la emergencia para la recuperación y construcción de las zonas afectadas por la Niña, explicó que las obras de reconstrucción sí tienen una ejecución superior al 90 por ciento. Sin embargo, las soluciones de fondo, para el control de inundaciones y restauración ambiental, están apenas en planeación porque son iniciativas de largo plazo, que buscan solucionar crisis ecológicas que vienen desde hace más de 30 años.

Hay preocupación por la advertencia de retrasos en las obras de las zonas más afectadas por el fenómeno en el 2010-2011. ¿Están listas las obras para atender una nueva emergencia?

Hay que hacer una claridad. El informe de la Contraloría mezcla dos cosas. Una son las obras de reconstrucción en el sur del Atlántico y la zona aledaña al ecosistema del Canal del Dique, y otra cosa es el macroproyecto del Canal del Dique, que está en estructuración. El megaproyecto llega al Fondo por una solicitud de Cormagdalena, como resultado de una sanción que le impusieron en los años 90, producto de las modificaciones que le hicieron al canal en los años 80. Ese es un proceso de largo alcance que está en estructuración. Cuando dicen que no hemos avanzado es porque realmente no hay obras. Estamos en los estudios de ingeniería de detalle.

Entonces, respecto a las obras de reconstrucción, ¿cuál es el cumplimiento?

Al cierre del 2015, tenemos proyectos terminados y entregados, o en fase de ejecución, por 419.000 millones de pesos, que es más o menos un 90 por ciento del total de la inversión que se proyectó para esa región.

Sin embargo, el informe de la Contraloría advierte que de los 11 sectores que necesitaban las obras de mitigación prioritarias para evitar inundaciones, solo en uno hay avances… ¿Esas obras son de reconstrucción o del megaproyecto?

Hacen parte del megaproyecto, que es una solución definitiva para el control de inundaciones, caudales, sedimentos, provisión de agua potable para la región, que abarca 20 municipios de tres departamentos. En el 2015, tomamos la decisión de hacer los diseños de obras de protección de centros poblados, tratando de que pudiéramos trabajar las inundaciones antes de que se hiciera la estructuración financiera de todo el proyecto.

Hoy tenemos diseños de ingeniería de detalle de 11 de 12 puntos críticos. Cinco de ellos están contratados con actas de inicio de diciembre del año pasado y tomarán entre 6 y 10 meses, durante el 2016. En cuanto a las otras áreas, estamos recibiendo diseños de ingeniería para seis, y una de ellas, que es un tramo más largo y que no es un centro poblado, no estará priorizada para este año. Esas obras están programadas para ser contratadas en este semestre y arrancarían en el segundo semestre.

Pero las obras se iniciarían cuando probablemente lleguen las lluvias…

El problema de estabilización del Canal del Dique es de varios años. Lo que pasó en el 2010, que fue producto del debilitamiento de la estructura, es una condición viejísima. En esos sitios se hicieron unas primeras obras de reforzamiento en los puntos de ruptura en el 2011-2012, que permitieron la evacuación de las aguas. El Fondo evaluó toda la condición de seguridad del sistema e identificó esos 12 puntos que requerían atención.

Entonces las soluciones de fondo no estarán para enfrentar la posible Niña del próximo semestre…

El problema del ecosistema del Dique viene desde 1984, cuando Cormagdalena decidió ampliar el canal e interrumpir las conexiones entre la ciénaga y el canal. Es un problema viejísimo y por primera vez estamos buscando una solución. La preocupación de la gente es la inundación; para eso es que estamos ejecutando actualmente, y lo tenemos priorizado. Eso es distinto a la restauración del ecosistema, que va tomarse mucho tiempo.

¿Para cuándo estarían listos esos puntos más críticos?

El más crítico, que es el tramo Calamar-Santa Lucía, que está en ejecución desde el 2014, tiene un 60 por ciento de avance y deberá estar terminado para mediados de este año. Las protecciones que estamos haciendo en esos otros centros poblados son obras de reforzamiento de esa infraestructura. Los puntos que no se dañaron en el 2010, no podemos decir que sí lo van a hacer este año. El área que realmente es crítica es el punto de acceso del río al canal, que sí va a estar lista.

Además de las obras de infraestructura, el Fondo también tenía la responsabilidad de obras de restauración ambiental. La Contraloría dice que hay un avance cero en este aspecto y se debió contratar el año pasado…

Eso no es cierto. El contrato de estructura se entrega con diseño en julio de este año, no era posible contratar el año pasado. Si no tengo diseños, no puedo salir a contratar. No es posible tener avances en contratos que ni siquiera se han licitado.

El otro gran proyecto es el de La Mojana. Varios alcaldes han denunciado que no hay avances en las obras y que con las lluvias futuras hay peligro de inundación…

Los últimos dos años hemos estado diseñando una solución para una región de 1'100.000 hectáreas; estamos hablado de 11 municipios y 4 departamentos. Este proyecto llegó al Fondo por solicitud del Departamento Nacional de Planeación (DNP), para que hiciéramos un estudio sobre cómo funciona ese ecosistema. Ese trabajo se terminará a final de este mes. Muchos de los pobladores tienen en su cabeza la idea de que hay que construir diques, y la realidad del sistema es que el dique del pueblo A es el que inunda al pueblo B, aguas abajo. Vamos a proponer una intervención que no haga lo que históricamente hemos hecho, que es generar una falsa protección en un sitio que se termina convirtiendo en la tragedia que vivimos en el 2010.

¿Cómo era el cronograma de este proyecto?

El estudio estaba planeado para terminar el primer trimestre de este año. Este mes se va a entregar el sistema de modelación al Ideam. El estudio técnico está terminado. Lo que se viene ahora es la construcción de un documento Conpes, que vendrán a ejecutar distintas instituciones del Gobierno, y no solo el Fondo. Sin embargo, hay sitios de La Mojana donde hemos entregado obras de reconstrucción, como colegios y hospitales.

Con los avances que enumera, ¿cree que el país está preparado para una eventual Niña y para evitar las emergencias del pasado?

No lo podría asegurar. Lo que sí podría decir es que estamos mejor preparados que en el 2010 y que hemos venido trabajando en ese conocimiento del riesgo tan altísimo que tiene el país.

LAURA BETANCUR ALARCÓN
Redactora de Medioambiente

Fuente: El Tiempo.com - 20 de febrero de 2016