Takaisin

vanguardia.com: El costo de la corrupción

De acuerdo con las cifras reveladas en enero de 2021 por el contralor general, Carlos Felipe Córdoba, a Colombia le cuesta la corrupción, la no despreciable suma de cincuenta billones de pesos al año, equivalente al 17 % del presupuesto general de la Nación.

Ahora bien, con la fracasada reforma tributaria, el gobierno nacional pretendía recaudar 23,4 billones de pesos, es decir, con el dinero público perdido en actos de corrupción, podría cubrirse dos veces el presupuesto que se requiere para el pago de deudas del país y para garantizar la financiación de los programas de apoyo económico, que amparan a la población en condición de vulnerabilidad y de pobreza extrema.

El descontento generalizado por cuenta de la reforma tributaria, no se genera solo por el fuerte impacto que implicaría ésta, en las finanzas de millones de familias trabajadoras, sino que también traduce un rechazo social a la malversación de los dineros públicos, materializados en cientos de escándalos de corrupción que caen en el olvido sin que se logre una justicia efectiva que condene a los responsables y que repare el patrimonio público.

Casos como Reficar con pérdidas alrededor de 5 billones de pesos, los $ 85.000 millones perdidos en los Programas de Alimentación Escolar PAE, las obras inconclusas, en las cuales, según lo registrado en la Contraloría, se invirtieron más de $45 mil millones de pesos en Santander, las coimas superiores a $2.900 millones de pesos para adjudicar las obras de remodelación del Estadio Alfonso López, entre otros muchos, engrosan la extensa lista del saqueo sistemático a los fondos públicos, que valga decir, son nutridos, precisamente, con los impuestos que pagamos todos los ciudadanos.

Cuánta violencia, heridos y daños patrimoniales nos hubiéramos evitado, si los dineros públicos se destinaran a cubrir efectivamente las necesidades sociales y económicas para lo cual están destinados, sin el desvío y el favorecimiento de intereses particulares. Mientras persista el flagelo de la corrupción, no hay reforma tributaria que permita el desarrollo económico sostenido del país.

 

Fuente: vanguardia.com - 06 de mayo de 2021