Takaisin

semanariolacalle.com: El coliseo cubierto, un colador en el que botaron 12 mil millones de pesos

Durante la segunda fecha del campeonato profesional de microfútbol colombiano disputada el sábado 27 de mayo por el equipo profesional de la ciudad, Real Valledupar ante Caporos del Sinú, quedaron evidenciadas las fallas que presenta el coliseo cubierto Julio Monsalvo Castilla, entregado oficialmente el pasado mes de agosto.

Los millones que se perdieron

Aunque inicialmente el contrato para la intervención de este escenario se estipuló por un valor de 10 mil 597 millones 823 mil 920 pesos, la cifra subió a más de 12 mil millones por los ajustes de imprevistos que tuvo la adecuación y remodelación del Coliseo Cubierto Julio Monsalvo Castilla por el Consorcio Coliseo Deportivo 2015, que inició las obras el 9 de junio de ese mismo año luego de que la Gobernación del Cesar le otorgara el contrato.

El año pasado, Omar Maestre, quien era el entonces secretario de Infraestructura departamental, indicó que debido a que en más de 20 años no se intervenía el coliseo, el deterioro del espacio era evidente y representaba un peligro, por lo que entre sus muchas ejecuciones, se realizó un cambio del sistema en el manejo de las aguas lluvias, redes de energía y sonido como parte de la reestructuración del lugar.
Sin embargo, la lluvia que cayó en la capital del Cesar dejó ver que en el techo del escenario hay goteras y en otros lugares de la misma cubierta también hay filtraciones de agua. Fue por eso que el partido que inicialmente estaba programado para las 7:00 de la noche sufrió un retraso de dos horas ya que en ingreso de agua formó grandes charcos en la cancha y la planta baja del coliseo.

Los más afectados por este menoscabo serían los deportes de conjunto que allí entrenan de manera regular: voleibol, baloncesto y futbol de salón.

Eso se suma a las quejas de la comunidad vallenata que ha manifestado que además de que el escenario se ha convertido en el lugar predilecto por los consumidores de sustancias alucinógenas, también empieza a deteriorarse en su emblemática cubierta.

La situación contrasta con la realización de dos torneos profesionales; uno de baloncesto y otra de futbol de salón, que se realizan desde comienzos del mes de mayo con la participación de los equipos locales.

El coliseo, una coladera

Varios asistentes al escenario indican que el problema se presenta desde que iniciaron las lluvias en el Cesar y que es justo en la cubierta donde se nota la falla.
Respecto al tema, el actual secretario de infraestructura del Cesar, Federico Martínez Daza, explicó que efectivamente en el último aguacero se detectaron unas filtraciones que son reparaciones que debe hacer por el contratista como garantía de la obra, por lo que no le significa ningún valor a la gobernación.

“Encontramos que en la junta donde cierran los dos casquetes, donde se coloca un caucho grueso para que la estructura no se choque, se ha desgastado por la presión de los dos casquetes al cerrar. Unos rigidizadores que son unas equis que se ven en la parte de arriba de todo el perímetro del techo del coliseo, usadas para sostener y distribuir equitativamente la carga de la cubierta, tienen que ser mejoradas en el empalme con la cúpula porque por allí también hay filtraciones de agua, y hay unas que son puntuales que pueden observarse por algunas tejas traslucidas”, dijo Martínez, manifestando también que todo el largo de esa estructura tiene una filtración.

Según el funcionario, con base en las observaciones recibidas por las asistentes al partido que se percataron del impase, iniciaron las reparaciones de los daños desde el pasado el Martes.

“Eso se toma un tiempo porque una reparación no se hace de la noche a la mañana pero lo estamos haciendo a la menor brevedad posible. La obra ya fue recibida y el contratista no tiene un tiempo establecido para corregir los imperfectos del coliseo pero la gobernación velará porque estas adecuaciones se realicen a la mayor brevedad posible porque en caso de que haya demora se iniciará un proceso de póliza de estabilidad que le costaría más dinero al contratista”, dijo.

El ingreso de agua no solo se ve en la cancha pues también en la planta baja donde están ubicados los escenarios deportivos de judo, taekwondo y las oficinas de la secretaria de deportes del Cesar, hay unas filtraciones que les llegan a través de las graderías.

Respecto al tema, el presidente de la liga de Fútbol de Salón del Cesar, William Dan Ariño, dijo que a nivel del equipo profesional es preocupante porque como es normal en el futbol de salón, los torneos profesionales son transmitidos a través de señal Colombia. “Si el escenario no está en la mejor forma se retrasan los partidos, la transmisión y por ende son muchos los recursos que pierde la federación, sumados al cuidado que hay tener con las superficies mojadas”, señaló.

José Luis Rincones, entrenador de baloncesto, dijo que a pesar de la intervención, la problemática es la misma por las lluvias y puede afectar a los deportes de conjunto, no solo por los retrasos que genera para entrenamientos sino por los daños que puede tener el material sintético que fue instalado en la cancha.

Otra descachada de Omar

Esta obra que inició durante el gobierno de Luis Alberto Monsalvo, tenía una plazo de entrega inicial de seis meses, pero al inicio del presente cuatrienio el proyecto tenía varios retrasos y sobretodo, muchas prórrogas.

Precisamente Omar Maestre, quien fue el secretario de Monsalvo, repitió en su cargo para que continuara con el proceso de las obras inconclusas del ex gobernador. Con el coliseo anunció que la obra sería entregada en febrero, luego en abril, después en junio, pero no fue sino hasta agosto que eso se cumplió. La excusa era que había modificaciones imprevistas que requerían de un tiempo adicional para ser realizadas en las mejores condiciones. Finalmente el proyecto se llevó más de un año para ser realizado en su totalidad.

Algo parecido sucedió con el estadio de futbol Armando Maestre Pavajeau que también empezó a construirse en el 2014, tenía un plazo de 18 meses para su ejecución y debía ser entregado en julio de 2015, teniendo en cuenta que los constructores Consorcio GMP Construcciones y Grupo Capitol, pidieron dos prórrogas; la primera de dos meses y una última de 30 días.

No obstante, próximo a cumplirse dos años después de la fecha en la que debió ser entregado el estadio, la Gobernación aun no lo recibe, a pesar de las ‘buenas condiciones’ en las que según el secretario Federico Martínez Daza, se encuentra el lugar y la inauguración que hizo Luis Alberto Monsalvo en 2015 para el torneo sudamericano sub15 de fútbol.

Precisamente por esta obra, Maestre cayó en la lupa de la Procuraduría Regional del Cesar, quien le abrió una investigación disciplinaria formal por las presuntas irregularidades encontradas con respecto a la indebida planeación del estadio que según la entidad, no cuenta con los estudios requeridos y tiene una anómala adición presupuestal al contrato de construcción.

Todo esto se dio a conocer tras la presentación de informe de auditoría elaborado por el Delegado del Sector Infraestructura Física y Telecomunicaciones, Comercio Exterior y Desarrollo de la Contraloría General de la República.

El reporte entregado por la Contraloría General de la República revela que la Gobernación del Cesar adicionó a dicho contrato 16 mil 671 millones 600 mil pesos, dentro del cual se incluyó la realización de la tribuna oriental del estadio por valor de 6 mil 6 millones 300 mil pesos.

No obstante, en los documentos de condiciones y en el contrato de obra 2014-02-2014, éste no estaba concebido para desarrollarse en la primera etapa, por lo que dentro de la justificación que dio lugar a dicha adición, no se incluyó explícitamente la construcción de la tribuna oriental.

Para la Procuraduría, ello constituye una irregularidad en la ejecución del contrato, por lo que Omar Maestre Vélez deberá dar las explicaciones ante el Ministerio Público y esta semana deberá responder públicamente ante la Procuraduría por estas quejas.

 

Fuente: semanariolacalle.com - 08 de junio de 2017