Takaisin

minuto30.com: Pacientes y usuarios de hospital de Quibdó están en alto riesgo por consumir agua contaminada

La planta de tratamiento que alimenta la red del hospital no se encuentra certificada como apta para separar los residuos antes de su consumo.

 

La Contraloría General de la República alertó por el grave grado de contaminación que tiene el agua que consumen los pacientes y usuarios del Hospital Departamental San Francisco de Asís de Quibdó (en liquidación), que presenta altos niveles de mercurio, entre otros residuos.

El organismo de control aseguró que la situación que pone en riesgo a los pacientes y usuarios en general del hospital.

Así se verificó en una Actuación Especial de Fiscalización de la CGR, culminada en agosto de 2016, donde se examinaron las condiciones en que se encuentra la planta de tratamiento de aguas que abastece este hospital departamental. Y en visita efectuada el pasado 21 de abril se encontró que la situación no ha variado y persisten estas condiciones.

Según lo evidenciado por los funcionarios de la Contraloría, el hospital está captando el agua para su consumo directamente del río Atrato, a través de una bomba localizada en la parte trasera de la edificación, que pone en alto riesgo a los pacientes y usuarios, no solo por los altos niveles de mercurio que presenta el río en esa parte de su cauce, sino por los residuos de heces fecales y otros desechos que son vertidos por las poblaciones ribereñas.

Contaminación por minería ilegal

Los altos niveles de mercurio que se registran en el río Atrato corresponden a los residuos provenientes de minas de oro y cobre que de manera ilegal se han asentado en la región, “y que al extraer los minerales sin la observancia de los procedimientos previstos para explotaciones de tal naturaleza, vierten sus desechos a lo largo del río, contaminándolo gravemente, sin perjuicio de que el mismo sea considerado la principal fuente de agua para consumo humano en las poblaciones que recorre”, indicó la Contraloría.

Un estudio denominado ‘Calidad del agua en el gradiente latitudinal y contaminación mercurial en el Chocó Biogeográfico’, que llevó a cabo el Instituto de Investigaciones Ambientales del Pacífico (IIAP), estableció que los niveles de mercurio presentes en el río Atrato sobrepasan los topes establecidos en la normatividad, especialmente en el Decreto 2105 del 26 de junio de 1983. El mineral se estaría haciendo evidente en los peces, y en la misma agua que hoy se usa por el hospital para consumo humano, añadió el organismo controlador.

De conformidad con lo evidenciado por la Contraloría, captar el agua por parte del hospital de forma directa para su consumo, de una fuente con problemas de contaminación, y sin contar con los sistemas adecuados para su potabilización y posterior distribución, “representa un incumplimiento de la Resolución 4445 de 1996, que obliga a las Entidades Prestadoras de Salud a mantener unos estándares mínimos en cuanto a la calidad del agua potable”.

Otras deficiencias encontradas

La planta de tratamiento que utiliza el Hospital Departamental San Francisco de Asís para su abastecimiento de agua “no cuenta con procesos certificados como aptos para la separación de los minerales pesados, y su tecnología es convencional. En consecuencia no tiene cómo eliminar el mercurio presente en el río”, explicó la Contraloría.

Al momento de llevarse a cabo la Actuación Especial, el hospital no contaba con una conexión al sistema de acueducto del municipio de Quibdó, así como tampoco con los permisos de captación a otorgarse por la Corporación Autónoma Regional para el Desarrollo Sostenible del Chocó (Codechocó).

“Si bien la empresa Aguas del Atrato habilitó una acometida de una pulgada, que resulta insuficiente para abastecer la demanda del hospital, la misma se encuentra actualmente en desuso, como consecuencia de las medidas de racionamiento autorizadas por Codechocó, como se pudo constatar en la reciente visita adelantada por la Contraloría”, puntualizó la Contraloría.

 

Fuente: minuto30.com - 05 de mayo de 2017