Boletines de Prensa - 2019

img_til

COMUNICADO DE PRENSA No. 035

 

  • Según el Contralor Carlos Felipe Córdoba, es necesario determinar cuanto antes qué ha pasado con los recursos destinados para el desarrollo social del departamento del Chocó y mirar con lupa el desarrollo de los proyectos aprobados recientemente por el Órgano Colegiado de Administración y Decisión (OCAD) Regional Pacífico por $20.661 millones.
  • Uno de las obras sobre las que expresó preocupación el Contralor es la construcción de la primera etapa de la Universidad Tecnológica del Chocó en la provincia de San Juan de Istmina, donde se han comprometido $5.136 millones del Fondo de Compensación Regional y todavía no se ha terminado.
  • Atendiendo una solicitud de la comunidad, la CGR está haciendo seguimiento al milímetro a la retrasada construcción del Mega Colegio MIA, en cuya inversión inicial ya fueron comprometidos $13.800 millones más una adición de $6.300 millones, con recursos del Sistema General de Regalías y del Sistema General de Participaciones.
  • La CGR ha detectado graves problemas en obras de infraestructura importantes como la Vía Quibdó-Medellín y el acueducto de Istmina y, adicionalmente, ha encontrado que los proyectos e iniciativas relacionados con los programas para el posconflicto tienen inicio de implementación y no hay un solo certificado de disponibilidad presupuestal o contrato para su desarrollo.

 

Quibdó (Chocó), 22 de marzo de 2019.- El Contralor General de la República, Carlos Felipe Córdoba Larrarte, expresó hoy en Quibdó su indignación por el rezago que muestran los indicadores sociales del departamento del Chocó, alertó para que algunas obras que se adelantan en la región no se conviertan en elefantes blancos y se mostró preocupado por la baja ejecución que al cierre de 2018 presentaban 26 proyectos por $88.173 millones, financiados con recursos de regalías.

Al terminar la vigencia pasada, estaban sin contratar dos proyectos de regalías por $199 mil millones en los sectores de agricultura y desarrollo rural y “Debo decir que hasta el momento no se advierte un impacto social positivo de esos proyectos”, lamentó el Contralor al intervenir en Quibdó en un Foro convocado por el Consejo de Estado sobre “Justicia Abierta, Multiculturalidad y Transparencia”.

Entre 2012 y 2018 el departamento del Chocó se benefició, al menos sobre el papel, de 280 proyectos con cargo al Sistema General de Regalías por $728.750 millones, recordó Córdoba Larrarte.

Según el Contralor, es necesario determinar cuanto antes qué ha pasado con los recursos destinados para el desarrollo social del departamento y mirar con lupa el desarrollo de los proyectos aprobados recientemente por el Órgano Colegiado de Administración y Decisión (OCAD) Regional Pacífico por $20.661 millones

De esos recursos, $8.747 millones corresponden a Chocó y están anunciados, de manera genérica, para el ajuste de los esquemas de Ordenamiento Territorial (EOT) de los municipios de Bojayá, Lloró, Medio Atrato, Río Quito, Acandí, Riosucio, Unguía, Alto Baudó, Medio Baudó, Bajo Baudó, Litoral del San Juan, Medio San Juan, Cértegui, Condoto, Nóvita, Río Iró, Tadó y Unión Panamericana.

Los proyectos deben estar sintonizados con las necesidades del día de los pobladores del Chocó y mejorar efectivamente su calidad de vida, señaló al respecto.

No más elefantes blancos

“No podemos permitir que otros proyectos críticos se vayan a dormir el sueño de los justos en cementerios de elefantes blancos”; anotó enseguida, al recordar que la Contraloría General de la República ha hecho un inventario de 890 obras en todo el país que están en este estado: abandonadas, inconclusas y sin funcionar.

“Me preocupa particularmente la construcción de la primera etapa de la Universidad Tecnológica del Chocó en la provincia de San Juan de Istmina, donde se han comprometido $5.136 millones del Fondo de Compensación Regional y todavía no se ha terminado”.

A estas alturas ese proyecto debería estar ejecutado, pero su avance físico está en el 89,97 por ciento y su avance financiero es del 80,36 por ciento.

El Contralor consideró también necesario hacer seguimiento a la construcción del Sistema de Masificación de gas natural de Istmina, Tadó, Unión Panamericana y Condoto, financiado por el Fondo de Compensación Regional por $18.000 millones. Su avance financiero es del 66,99 por ciento y el físico tan solo del 53,46 por ciento.

Lupa a otros proyectos

El Contralor Córdoba Larrarte recomendó a los chocoanos estar en alerta ante la inclusión en el Plan Nacional de Desarrollo de los próximos cuatro años de recursos por $14,3 billones, para invertir en programas y proyectos prioritarios que serán incluidos en el Plan Plurianual de Inversiones (PPI).

“Hay que ampliar la lupa sobre esos dineros, para que mejore la calidad de vida de los habitantes del Choco, en salud, en educación y en infraestructura, donde se tienen tantas necesidades”, indicó.

El Contralor Córdoba habló igualmente del  ejercicio de control excepcional que ha iniciado la Contraloría General de la República a los proyectos de los hospitales San Francisco de Asís, de Quibdó, y el hospital Lancario Barbosa, de Acandí.

Además -recordó- con base en información recibida de las veedurías ciudadanas la Contraloría ha puesto su foco sobre el hospital Ismael Roldán y el proyecto del hospital Zona Norte de Quibdó.

Por otro lado, atendiendo una solicitud de la comunidad, la CGR está haciendo seguimiento al milímetro ala retrasada construcción del Mega Colegio MIA, en cuya inversión inicial ya fueron comprometidos $13.800 millones más una adición de $6.300 millones, con recursos del Sistema general de Regalías y del Sistema General de Participaciones.

La CGR ha detectado graves problemas en obras de infraestructura importantes como la Vía Quibdó-Medellín y el acueducto de Istmina y, adicionalmente, ha encontrado que los proyectos e iniciativas relacionados con los programas para el posconflicto tienen inicio de implementación y no hay un solo certificado de disponibilidad presupuestal o contrato para su desarrollo.

Publicado el 22 mar 2019 17:00